-Niño Interior-

Dejaremos  de ser  mayores y volveremos a ser niños, dejaremos de ser pequeños y empezaremos a ser grandes…. 

RECONECTANDO

CON EL NIÑO INTERNO

 

    Encarnación, vientre materno y niño interno

        A través de la psicología transpersonal nos acercaremos a nuestro “niño olvidado”… olvidado ¿Por quién? por nosotros..

      De aquello que fue nuestra niñez a lo que recordamos hay un gran abismo, de alguna manera nos hemos creado una imagen de aquello que fuimos de aquello que vivimos.

         Si nuestros padres escucharán nuestras heridas, nuestros lamentos, como explicamos la infancia, seguro  se quedarían sorprendidos,  es asombroso después de más de 10 años trabajando e investigando sobre este tema, cuán distante es la verdad que late dentro y la forma creada en archivo de memoria… el trabajo del niño interno no es abordado desde el "pobrecito niño incomprendido", que dejó de reír, de jugar, que se decepcionó de unos padres y un entorno que no supieron entenderle y guiarlo por el camino que hoy, como adulto, considera que era el correcto.

      El trabajo del niño interior es un trabajo más profundo, va más adentro del niño que dejó de ver a los ángeles o a las hadas. El trabajo del niño interior parte de un programa de entendimiento de la reencarnación, de qué manera elegimos unos padres, una sociedad, una familia para regresar a La Tierra, es desde ahí donde el entramado familiar deja de ser una situación donde predomina el duelo "víctima-verdugo". Es iniciar una comprensión sobre un nacimiento e infancia que forma parte de nuestro crecimiento como seres humanos. Es evidente  que hay una verdad, una verdad interna de cómo está conceptuada la niñez y los criterios sobre la familia y lo que allí sucedió, se vivió... pero tras esa verdad, que tiene tantas maneras de verse o de opinar como personas estén involucradas, se halla la gran verdad, la que hoy puede tener a un adulto perdido de su camino y propósito de vida.

        El principio de nuestro saber en este formato de sanación es  el para qué de nuestra encarnación, el para qué fueron  esos  padres y familia de origen, la conexión con la llamada ley del Karma, acción-reacción. Sin duda aquello que aprendimos es lo que hoy nos convierte en verdugos y víctimas en nuestras situaciones actuales, seguimos sin entender, seguimos reproduciendo, (incluso aquellos que se alejan de sus orígenes de infancia)… las mismas cosas, formas de pensamiento y acciones de las que nos quejamos.

        La inocencia no puede regresar si no es desde una nueva conciencia sobre las visiones de lo antiguo, hay que aprender primero a desaprender, modelos familiares, sí, pero algo más grande... ¿Qué hemos hecho? ¿Qué hemos construido nosotros ? ¿En qué nos han convertido? ¿Por qué nos sigue yendo bien culpar a otros? ¿Qué nos está impidiendo ser responsables física y emocionalmente de nuestra vida?

         El trabajo del niño interior, es ir  más adentro , hasta llegar al vientre materno, crear una nueva gestación  a partir de nosotros mismos, hacer crecer a un "padre" y "madre" interna que sepa darle a ese “niño” lo que precisa para desarrollar una conciencia superior... en ese crecimiento, descubriremos que quizá no actuamos a veces con nosotros mejor que como lo hicieron aquellos que nos “hirieron”, descubriremos que el niño olvidado, puede ser un adulto sacrificado, un adulto narcisista, un adulto que no puede desarrollarse como una persona segura de sí misma…

       Las heridas deben de ser sanadas, hay un llanto dentro que precisa consuelo, atención, ser escuchado… aprenderemos a desaprender, para aprender a recordar qué fue aquello que en un espacio entre vidas elegimos  vivir y mostrar en La Tierra…

       Recordar, es regresar al corazón, una vez allí, la energía del miedo entra en comprensión para alcanzar el amor… el amor a lo vivido, el amor a uno mismo.

         Jugar es el idioma más fácil que tiene un niño, regresar al juego es iniciarnos en un modelo de vida donde la magia ya es visible y con ella, la grandeza de crear la vida que realmente deseamos vivir,  de la mano de nuestro niño interno encontraremos de nuevo el camino perdido, la habilidades innatas para desarrollarlas en la encarnación.

         ¿Somos lo que soñamos ser?… ¿Somos aquello que soñaron para nosotros?… ¿Somos aquello que agrada a los demás?… el trabajo del niño interior es descubrir, en un juego de patrones familiares y memorias de otras vidas despiertas, qué es aquello que somos… una vez sabemos que somos, los cordones umbilicales se sueltan, para dar paso al nuevo nacimiento de un Ser humano que encarnó para proseguir un camino de evolución y conciencia, no para vivir perdido en una saga generacional que lo aleja de su propia Divinidad…

TEMARIO DEL CURSO

 

· El espacio entre vidas

· Principio de la reencarnación

· La familia "elegida"

· La importancia del líquido amniótico

· Nuestra relación con el agua hasta que conectamos con el aire, la unión con el espíritu.

· El despertar de los otros "yoes" ( vidas pasadas), 

· El desarrollo de los principios y valores, ·

· El camino de un Ser creador

· La infancia y la adolescencia

· Los siete ciclos 

· Las aguas del olvido

· El renacimiento de Horus

· Familia de sangre - familia de Alma.

· Mente-corazón

· El niño del sol, de la luna, de las estrellas y de la tierra.

· El niño en los 4 Elementos

· El niño y el nú mero 7

· Fusionando el 8 y el 9

Videos relacionados

Entrevista a

Inmaculada Izquierdo

El Camino del niño y su encuentro con

el Árbol de la Vida

Formación Niño Interno

Experiencia Chamánica a través del

Niño Interno

Contact

Escuela de Arte Terapéutico

Inmaculada Izquierdo©

Glastonbury

Reino Unido

​​

Tel: 0044 (0) 7543 279065

Tel: 0034 678590565

  • Icono social de YouTube

© 2018 created by Escuela de Arte Terapéutico