• Inmaculada Izquierdo

La soledad

Actualizado: 4 de mar de 2019




“ Fueron años, meses, semanas, horas sintiéndome sola , viéndolo como un castigo y en un solo segundo descubrí tu presencia, tu siempre habías estado allí y yo no te había visto, mi amada Lady Loneliness… lágrimas de gratitud al pronunciar tu nombre, una sonrisa a la vida al recordar tus palabras… Sentirse solo, sólo es la ausencia de uno mismo….”



Podría iniciar diciendo, la soledad, el mal de muchos, el remedio de todos…

Dentro de nuestro sistema de creencias, lo malo deja de ser malo, a la que pasa a ser bueno… Son pocas las veces que no interfiere la manera de conceptuar las vivencias en nuestras emociones, evaluamos la situación y según esté registrada en nuestra caja de criterios y condicionamientos así emitimos los pensamientos, esos que disparan las emociones que acabarán siendo sentimientos creados más por la mente que por el sentir de la piel, por el sentir del corazón…sentimientos que no nacen a partir de la respuesta de un ¿Para qué se vive?, ¿Para qué se ha creado esta experiencia?…

Fue así como yo descubrí que aquello que empezó siendo una gran enemiga, un castigo, pasó a ser mi mejor amiga, mi gran oportunidad, la única compañera que no interfiere, que respeta, que admite todos y cada uno de los demonios internos que expulsan ira, veneno, tristeza.

La única amiga que a pesar de saber que no la amas, que la criticas, incluso llegando a despreciarla permanece fiel, con una sonrisa esperando tu presencia, esperando que le preguntes ¿Para qué está en tu vida? ¿Cuándo y cómo la llamaste? ¿Qué situación te llevó a ella?

La única amiga que no contamina con palabras que distorsionan el momento, la única amiga que está dispuesta a mostrarte de verdad tu rostro, tus formas de pensar, tus maneras de sentir, la que dibuja como accionas con los demás, contigo misma….

¡¡¡Es una amiga tan de verdad!!! que altera al pobre ego o personalidad acostumbrado y viciado a la falsedad, a la hipocresía, al “bien queda” que todo lo tapa y camufla… a veces preferimos estar acompañados por personas que nutren nuestra propia toxicidad, cuántas veces se escucha “ Con tal de no estar solo”… La falta de pérdida de uno mismo es lo que lleva a eso, la falta de conocimiento de la propia vida, la falta de autoestima y amor a todos los instantes que la vida nos regala para hacer nuestras “cositas”, esas cosas que acompañamos de bullicio, de conversaciones envueltas de compañías que ayudan a crear ruidos para no toparnos con el éxtasis del silencio, del vacío de la gran caja interna donde habita el sonido mágico que impulsa el latir de nuestro precioso Corazón Esmeralda, el poco escuchado, el desconocido, el que espera el momento de hablar para decirnos cual es el siguiente paso a seguir…

Primero se la odia, sin duda sentirse solo es la peor compañía que puede tener un ser humano, mirar a tu alrededor y comprobar que no hay nadie, es algo lamentable que hace nacer un victimismo con tendencia a engordar para acabar convirtiéndose en un gran verdugo. La defensa es culpabilizar al entorno, a lo social a Dios y como no, los más compasivos, incluso a sí mismos…

Vivir la soledad desde ahí, es ubicarse en una matriz plena de espinas que genera un crecer desmesurado de abandono y distanciamiento de la voz interior, nos impulsa a prostituirnos, a ser hipócritas, a alejarnos más si cabe de la Esencia…. es querer convertir algo muy femenino en masculino, es pretender iniciar o proseguir la guerra, en un lugar donde sólo hay paz….

Negarse a amarla es no comprender que todo es por algo, que la vida son momentos, instantes que dan permiso a poder estar “dónde” y con “quién” precisemos y en ocasiones, el “dónde” es en el silencio y la revisión, y el con “quién” eres tú mismo…

Dejar de huir de la soledad es el principio de entender que nunca estas solo, que hay fuerzas, ayudas, seres, un Dios interno que te llama y te acerca al portal de entrada de tu Templo Interior, y es ella, la soledad quien tiene la llave de la puerta secreta, donde nadie puede entrar, la puerta que lleva a encontrarse con el mejor abrazo que nunca podrás dar, abrazarte a tí, viéndote desde la luz y la sombra, acunándote mientras encuentras respuestas que nunca hubieras querido escuchar y que ahora descubres que son el bálsamo para iniciar un camino de transformación…

La soledad es un oasis, ella, Lady Loneliness (como a mi me gusta llamarla), es más selectiva de lo que creemos, no se abre a cualquiera, a pesar de estar siempre presente en la vida de todos y cada uno de nosotros, sabe discernir, sabe cuándo va a ser necesaria o sólo utilizada, conoce a la perfección cuál es su servicio y si algo tiene es la destreza de cómo lo cumple. Ella, la soledad, impoluta, digna hija de la luna, noche perpetua que anida y ahonda en lo más profundo. Que rasca y ayuda para desenmascarar todas las mentiras y manipulaciones creadas por nuestra mente racional. Lady Loneliness fiel compañera que nunca abandona a quienes de verdad quieren hallar las respuestas, voz incansable que emite el eco de todos tus pensamientos, mano femenina que te entrega el don de poder crearte a tí mismo hasta que logres gustarte, sentirte, amarte…..

Encuentra dentro de tí tu paraíso Divino (te dice) donde sólo escucharas las canciones que de tí nacen, no huyas de mí, eso es solo huir de tí mismo, mírame, abrázame y no tendrás que ser esclavo ni esclavizar para estar acompañado… tú eres la mejor presencia que te puede dar la mano….

Y será entonces cuando seguirás la música que emite tu vibración y verás que estar acompañado, no quiere decir no estar solo, quiere decir compartir, disfrutar, expresar en un idioma común los anhelos del alma… la tristeza no se convertirá en depresión, será el principio de una emoción que deja florecer todas las inquietudes, las heridas, el vacío, transformándolas en abundancia y desde esas lágrimas nacerá tu nueva creación…

Si vives hoy con Lady Loneliness, búscala con la mirada, estréchala entre tus brazos, deja que te cuente el cuento de tu vida, permite que limpie tus ojos cuando las lágrimas te invadan, y nunca olvides, que cuando este tiempo pase, si de verdad te has rendido, no querrás jamás que se vaya de tu lado, y entonces será al revés, dirás a quienes te rodeen… “Permitidme, preciso retirarme, tengo una cita con una amiga que es mi confidente, una amiga a la que amo…”

Inmaculada Izquierdo

164 vistas
Contact

Escuela de Arte Terapéutico

Inmaculada Izquierdo©

(Therapeutic Art School

Inmaculada Izquierdo Ltd.)

Glastonbury

Reino Unido

Tel: 0034 678590565

Tel: 0044 (0)7543 279065

​​info@escueladearteterapeutico.com

  • Youtube Gold

© 2018 created by Escuela de Arte Terapéutico